domingo, 19 de octubre de 2008

entrevistando

a patricia de souza

¿Qué caminos fue tomando la literatura erótica después de los 60 y 70? ¿Hay algo nuevo en lo que poder indagar con este género?
Yo creo que en los años 60 y 70 vivimos los privilegios que dejó el pensamiento de Freud y de Simone de Beauvoir y Lévi-Strauss. Lo que se escribe sobre erotismo en este tiempo se inscribe en ese contexto, salvo en España, donde había una total ausencia de libros de este tipo a raíz de la censura.
¿Hasta dónde crees que se puede llegar, literariamente hablando, con la literatura erótica?
Creo que se puede llegar muy lejos. Al menos, es lo que he visto en mi caso. Al pedírseme que escriba sobre el tema, me he dado cuenta de que no solo hay una reescritura de libros que ya había leído sino que debía asumir una posición política en el instante en que iba a tratar el tema.

link: http://www.barcelonareview.com/67/s_pds.html


a héctor hernández montecinos

En algunas entrevistas y escritos, la novísima acusa a los noventa de fascistas y los noventa acusan a la novísima de fascistas, ¿por qué crees que pasa esto? Yo lo veo como una necesidad de ambos por deshacerse de un fantasma que anda rondando por ahí y del cual nadie quiere hacerse verdaderamente cargo.-

El fascismo es un fantasma que aún anda dando vueltas en Chile, y en realidad es más que un fantasma, sino un monstruo real con nombres y apellidos, pero existe un fascismo literario que tiene que ver con el conservadurismo (escritural), la doble moral (entre el papel y la vida), el afán enfermizo de economizar (lenguaje), el gusto por lo correcto, la bella forma, la concisión del poema, entre otras muchas características. Incluso para darle más sentido a lo de fascismo podría agregar que la mayoría de ellos hace clases de literatura en universidades en manos de ex militares y grupos ultra católicos de derecha, que sí son fascistas. Entonces el fascismo que ellos verían en nosotros no sé de donde vendría. ¿De recibir una beca del Consejo de la Cultura?, ¿de salir en La Nación?, ¿de estar en YouTube?, de verdad, no lo sé...

link: http://letras.s5.com/hh120609.html


a valérie mréjen
La estructura de tu novela se asimila al discurso de un sujeto en el diván de un psicoanalista. Fragmentos de recuerdos se suceden uno tras otro. Como islas. Pequeños párrafos enlazados por la figura de un narrador casi fantasma. ¿Qué relación tiene tu trabajo con el psicoanálisis?

¡Gracias por hacerme esta pregunta! (Es la primera vez que me la realizan desde que la novela fue publicada en Francia). Me interesa mucho el psicoanálisis y he pensando sobre ello mientras yo escribía. No dibujé ningún plan antes de que yo comenzara, pero quería que fuese estructurada por las asociaciones entre oraciones y palabras, memorias siendo traídas una tras otra en una orden natural; o en un desorden (un trastorno). También decidí preferir mi propio modo de recordar los acontecimientos (aceptando todas las distorsiones que esto causaría) más que la verdad "histórica". Mi madre era psicoanalista.
link:
http://www.literaturas.com/v010/index0710revista.asp

a margo glantz
¿Le molesta cuando le preguntan si es Saña una novela? ¿Y por qué trabaja usted con ese sentimiento?

No; más bien compruebo que la gente tiene necesidad de poner límites, enmarcar, catalogar y que les inquieta cualquier salida de madre de lo tradicional, aunque muchos antes que yo han infringido los códigos de género (textual). Trabajo con la saña porque es un sentimiento natural que solemos desconocer y porque todo lo que nos rodea lo revela. ¿No decía Alfonso X que era importante que los reyes se liberasen cazando para contener su saña? seguir en este link:
http://www.homines.com/palabras/entrevista_margo_glantz/index.htm

a agustín fernández mallo:
En tu novela hay una escena muy similar a una escena de 2666 de Roberto Bolaño, específicamente la escena en que un personaje cuelga fórmulas con pinzas de ropa, así como el personaje de Bolaño cuelga libros de matemáticas para que se aireen las ideas. ¿Cómo crees que se manifiestan esas dos ideas en autores distintos? ¿Lo ves como algo propio de la literatura o más parecido a la idea de lo inconsciente colectivo si lo miramos desde una lógica junguiana?

Pues ni idea, lo cierto es que yo no había leído 2666, y me salió un personaje que hace lo mismo que ese de 2666, coincidencia que me dijo un amigo escritor, David Torres, por eso lo aclaro en una nota final. Supongo que por nuestra formación cartesiana y un poco determinista no estamos acostumbrados a las coincidencias, no creemos en ellas. O bien las interpretamos dentro de un esquema lógico, o bien, como apuntas tú, desde uno psicológico. Yo creo que ni una cosa ni otra, las coincidencias existen sin que tenga que haber teoría alguna que necesariamente las justifique. Creo yo.
seguir aquí:
http://hermanocerdo.anarchyweb.org/index.php/2008/04/entrevista-agustin-fernandez-mallo/z-mallo/
o aquí:
http://www.sobrelibros.cl/content/view/302/6/

a tess gallagher
¿Cómo se planteó el libro "Carver y yo"? ¿Es un homenaje al marido muerto, al escritor o a la pareja literaria que ustedes conformaron?

Carver y yo fue escrito para entregar una idea de mi vida con Ray, sobre todo de lo agradable de los viajes que hicimos juntos. También mostrar qué cosas importantes pasaron después de su muerte, como la publicación de sus poemas y la adaptación de los relatos de Ray en la película Short Cuts. El libro es tanto un homenaje a Ray como un retrato de nuestra vida juntos como escritores. seguir...
http://carveryyo.blogspot.com/2007/09/entrevista-gallagher-en-chile.html

a amelie nothomb:
Qué tiene que ver la comida con la escritura. Si no se escribe, se come. Si uno no escribe, se transforma en obeso, en un gourmet. Como que fueran dos grandes placeres súper conectados.
Hay una misteriosa conexión entre comer y escribir. Si logras encontrar el gran placer de la comida, luego cambias el alimento que comes por tinta. Es decir, es un tipo de alquimia. seguir en este link:
http://www.lanzallamas.com/blog/2007/01/escritura-de-la-crueldad/

a samuel solleiro:
¿Es también una crítica al cristianismo? ¿Cómo ha influido eso en tu narrativa al ser España un país muy católico?

Supongo que en su día intentó serlo. Abro aquí un paréntesis para explicar que el texto original fue escrito en buena parte en 2000 y publicado en 2001, a partir de una selección de cuentos –algo irregular– realizada por la propia editorial (Xerais). Son siete años. Si entonces yo hubiese tenido cuarenta años ahora tendría cuarenta y siete, y seguramente no habría una gran diferencia. Pero tenía dieciocho cuando escribí la mayor parte de estos cuentos, y para mí es todo un trabajo de arqueología volver ahora a ellos como si los hubiese escrito anteayer. Es casi como si tuviese que volver a preparar la selectividad. Cierro provisionalmente el paréntesis: no, no creo que lo sea. La palabra “crítica” en una obra que se pretende de ficción suena un poco decimonónica y bastante moralista. Y sobre todo pretenciosa. La obra de Nietzsche es una crítica al cristianismo; esto es sólo un pequeño chiste cruel a su costa. seguir en este link: http://www.sobrelibros.cl/content/view/368/6/

a tulio stella:
¿Es el lector como agente activo del texto? Es decir, más activo de lo que es “normalmente”. ¿Cómo es tu propuesta hacia el lector?

Dejando bien en claro que considero que siempre el lector es agente activo del texto, en mi caso intento potenciar esa función: la inter-independencia de los 7 libros (yo los llamo novelitas) que integran la novela “La familia Fortuna”, el que no haya ninguno que sea primero o último, el aclarar desde la portada que el orden de lectura es el que elija el lector, creo que establece una “diferente mirada” a toda la novela. Una re-categorización permanente, como Gerald Edelman dice del funcionamiento del cerebro y de la mente. seguir en este link:
http://grupobusetadepapel.blogspot.com/2008/02/entrevista-tulio-stellaquisiera.html

a carlos a. aguilera
¿Quiénes son los narradores de Teoría del alma china? Parecen fantasmas que deambulan por las cosas y el territorio.

Son nada y algo a la vez. Sacos vacíos, fantasmas como tú bien señalas; aire. No me interesaba -no me interesa- construir psicologías, autómatas que se parezcan a algo / alguien en la realidad, tal y como canoniza a veces la novela histórica o la prosa realista (ésa que tanto se practica aún en España). En determinados momentos sólo quería poner a hablar diferentes bocas, que se movieran como sombras chinescas contra una pared, que la mordieran. Y para mi orgullo, creo, esto en Teoría del alma china se puede ‘leer’ a veces. seguir en este link: http://www.homines.com/palabras/entrevista_carlos_aguilera/index.htm

a jorge enrique lage:
Al parecer tienes una visión negativa de algunos narradores cubanos, por no decir de toda la literatura cubana. Por ejemplo, con los del grupo diáspora.
No tengo una visión negativa de Diápora(s). Todo lo contrario. Si tuviera una visión negativa no hubiera fabricado ese guiño en el cuento que se llama “Yo también fui deleuziano”. Claro que se trata de un guiño sarcástico, no podía ser de otra manera. Hubo un tiempo en que el efecto Diáspora(s) fue fundamental para mí, sobre todo como lector, y en cierto modo todavía lo es, pero llega un momento en que necesitas tomar un poco de distancia y poner las cosas en perspectiva. Con respecto a la literatura cubana, no tengo una visión negativa ni positiva de ella como totalidad. Es decir, no creo en esa totalidad. Me interesan unos cuantos narradores cubanos; algunos de ellos, incluso, están vivos. Pero en general la narrativa cubana actual, la mayoritaria, digamos, la que se publica y se premia y se clona, no me interesa para nada. seguir en este link:
http://www.literaturas.com/v010/sec0809/nuestro_novel/nuestronovel.htm

a roberto contreras
Hablas de una“poesía en pie de guerra”. ¿Hasta qué punto ves la literatura como arma de lucha social, o es una lucha que se defiende tan sólo de sí misma, que cierra la lucha en su propio territorio?

Tomando un verso de Wallace Stevens –y que tan bien justificó el trabajo poético de Gonzalo Millán– creo que sí, “la poesía no es personal”. Y agregaría que debe ser política. Todo lo personal es político, escribir en la actualidad, y sobre todo poesía, no puede abordarse de otro modo. La poesía en sí ya es un ejercicio bastante burgués, y los grandes hitos de la poesía de algún modo lo han ratificado, por eso creo que no hay otro camino que el descrito por Bolaño, saber que la poesía no da de comer y que es un oficio terrible, peligroso, reñido con el fracaso. Si no es así no tiene ningún valor. Es sólo un juego con el lenguaje. En mi caso, escribir es una forma de subversión, de enfrentar un estado de cosas que están mal, tomando los hechos históricos como materia literaria para revisar la condición humana.
link:
http://www.letras.s5.com/rc291007.html

a eduardo moga:
Quiero que ahora nos detengamos en Eduardo Moga como poeta. Primero, me gustaría saber cómo es que puedes aunar todos estos cuatro ejercicios sin que se produzcan conflictos.

Yo entiendo estas cuatro tareas como flancos o aspectos diversos de una sola realidad: la literatura, en la que vivo sumergido -primero como lector; ahora también como escritor- desde que tengo uso de razón. No se oponen, no siento que haya ningún conflicto entre ellas: cuando escribo poesía, utilizo recursos de los que me valgo cuando ejerzo la crítica y la traducción; cuando escribo reseñas o ensayos, apelo a mecanismos líricos y hasta traductológicos; cuando traduzco, sigo siendo poeta, porque mi objetivo es, ante todo, crear un artefacto verbal que suscite la emoción en quien lo lea; y, como codirector de una colección de poesía, sigo teniendo presentes mis valores estéticos y mi bagaje teórico para determinar la calidad de lo enjuiciado. Sin duda, una actividad destaca por encima de las demás: la de poeta, que es lo que me siento, fundamentalmente, y por lo que me gustaría ser recordado. Pero no tengo dificultad en integrarla, junto con las demás tareas, en ese conjunto superior que es la literatura.
link:
http://www.escueladeletras.com/actualidadliteraria/ver_noticia.php?id=2580